Día de los Abuelos: Los abuelos españoles dedican una media de 6 horas diarias a cuidar a sus nietos

03-AGOSTO-02.jpg

La crisis económica vivida en los últimos años y el ritmo de vida laboral ha reforzado la figura de los abuelos como cuidadores de sus nietos y ha hecho que muchas familias acudan a ellos como un apoyo fundamental. Según datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), los abuelos en nuestro país dedican una media de seis horas diarias al cuidado de los nietos, una hora más que la media europea.

Ahora bien, cuidar a los nietos no es una obligación. Mucho menos, tener que asumirlo como un trabajo de tiempo completo, con el desgaste que implica. Por ello, no son pocos los casos de abuelos que se niegan a cuidar a sus nietos, o que, en todo caso, limitan la colaboración a momentos particulares. Entonces surge la pregunta: ¿son egoístas esos abuelos y esas abuelas?

Como apuntan los expertos de la SEGG, existe el riesgo de que el cuidado de los nietos se torne en una sobrecarga de actividades en detrimento de sus propias necesidades y derivar en situaciones de estrés, ansiedad o depresión. Es en esos casos cuando existe el riesgo de que las tareas excesivas de las cuales los mayores se hacen cargo terminen afectando a su salud y, por ende, a su bienestar. Si es mayor se siente así no se puede hablar de egoísmo. Se trata del cuidado de la propia salud.

Cuidar a los nietos para vivir más

Las conclusiones de otros trabajos, sin embargo, apuntan en la dirección contraria. Un estudio realizado por científicos de Suiza, Australia y Alemania determinó que los abuelos que se encargan del cuidado de sus nietos viven más. De acuerdo con la investigación, cuyas conclusiones se publicaron en la revista especializada Evolution & Human Behavior, entre las personas que pasan tiempo a cargo de sus nietos las tasas de mortalidad temprana se reducen hasta en un 37 % en comparación con quienes no lo hacen.

La respuesta está en encontrar el equilibrio deseable

Lo deseable es hallar el equilibrio: que abuelos y padres busquen un punto medio de comprensión y entendimiento, que implique un esfuerzo conjunto por compartir las obligaciones y cuidados de acuerdo a las capacidades de ambos. Si esta división de tareas se lleva a cabo de manera correcta, tendrá efectos positivos en el envejecimiento, pero, en el caso contrario, el estrés y la ansiedad tendrán efectos muy negativos sobre su salud. Es muy importante que cada persona decida por sí misma dónde está ese equilibrio.