Pescueza, el pueblo que cuida a sus mayores

Este pequeño pueblo cacereño de tan solo 168 habitantes ha alcanzado cierta notoriedad gracias a su “Festivalino”, el festival más pequeño del mundo. Pero no solo por eso, también por el programaQuédate con nosotros” puesto en marcha en 2011 por el consistorio de la localidad y la Asociación Amigos de Pescueza y que busca cubrir las necesidades de sus vecinos más mayores con el fin de que no se vean obligados abandonar su pueblo.

Los promotores de la iniciativa se dieron cuenta de que Pescueza contaba con un porcentaje altísimo de población mayor y de que era necesaria una mayor sensibilización con sus necesidades y atajar así el proceso de despoblamiento que el pueblo padecía.

Empezaron a buscar posibilidades que cubrieran las necesidades de los mayores sin que abandonaran su tierra. 2011 fue un año crucial para lograr el objetivo ya que abrió las puertas el Centro de Día del pueblo.

Sin embargo, esto no era suficiente, ya que se buscaba la manera de cambiar el modelo tradicional de centros asistenciales. Hoy pueden decir que lo han conseguido y es que se han convertido todo un pueblo en una residencia de mayores al aire libre donde sus principales acciones se han centrado en la accesibilidad y las nuevas tecnologías.

Cada mañana, un coche eléctrico recoge a tres ancianos para trasladarlos hasta el centro de día. De color, blanco y negro, se le puede ver circulando por las calles del municipio. 

Tras el coche eléctrico llegó el sistema de televigilancia avanzada, que está instalado en cinco casas del pueblo. En ellas hay cámaras cuyas imágenes se ven en un ordenador del centro de día. Cuando los ancianos activan la alarma, las auxiliares les atienden.  

La última novedad de Pescueza es la instalación de pasamanos en las calles por las que se llegan a los lugares más transitados: el consultorio médico, el centro de día y la iglesia. Además, también se pueden ver en las vías que presentan peor accesibilidad.

Para Apamex (Asociación para la Atención y la Integración Social de las Personas con Discapacidad Física de Extremadura) se trata de una “buena práctica y modelo a seguir por muchos municipios de España en los que la orografía es compleja

La iniciativa ha supuesto un soplo de vida para un pueblo amenazado fuertemente por la despoblación. Hasta 2007, las previsiones eran poco esperanzadoras: la localidad afrontó 17 años consecutivos sin nacimientos. Hoy hay varias familias que trabajan en el proyecto 'Quédate con nosotros' y en los últimos 10 años han nacido 13 niños.