Natalia Gutiérrez, responsable comercial de Los Nogales sobre #NingúnMayorSinRegalos: “No solo enriquece al mayor que recibe el regalo, enriquece la calidad humana de la persona voluntaria”

El Proyecto #NingúnMayorSinRegalos no hubiese sido posible sin la colaboración de nuestros voluntarios y el apoyo financiero de nuestros patrocinadores y colaboradores. Una ayuda indispensable para llevar a cabo este proyecto ha sido el patrocinio especial del Grupo Los Nogales. Sobre su participación en esta iniciativa, hablamos con Natalia Gutiérrez, Responsable Comercial de la entidad.

ABG: Este es el segundo año consecutivo que Grupo Los Nogales apoya la campaña de ABG #NingúnMayorSinRegalos ¿por qué habéis decidido repetir la experiencia?

Natalia Gutiérrez: Porque confiamos completamente en el trabajo y la misión de ABG; además creemos que es importantísimo visibilizar y trabajar en el objetivo que persigue el proyecto: combatir la soledad de los mayores. Apoyarlo era también una cuestión de responsabilidad ya que es un buen ejemplo para tomar conciencia de que hay muchísimos mayores hospitalizados durante la Navidad y que también merecen contagiarse de la alegría que nos transmiten esas fechas.

ABG: Uno de los objetivos principales de la campaña de ABG es mejorar el estado de ánimo de los mayores en momentos difíciles, algo que parece ir en la línea de trabajo de Los Nogales, donde otorgáis gran importancia a la animación sociocultural para los residentes. ¿Qué tipo de actividades de animación se realizan en los centros del Grupo?

NG: Realizamos actividades de ocio y tiempo libre con el objetivo de ocupar el tiempo de los mayores de una forma organizada. A través de estas acciones, fomentamos la sociabilización entre ellos y el envejecimiento activo.

Además, el tipo de actividades es cada vez es más personalizado; desarrollamos programas comunes como pueden ser juegos de mesa, bingo, talleres de manualidades, talleres de expresión artística, literatura… pero también nos empezamos a basar en actividades mucho más concretas como talleres de reminiscencias, actividades de cine, teatro, coros… todo ello tratado de una forma más personal teniendo en cuenta la opinión de los usuarios.

ABG: Los voluntarios de ABG han comprobado, a través del tiempo compartido con los mayores hospitalizados, cómo el envejecimiento activo es una de las mejores herramientas para hacer frente a la enfermedad. ¿Aplicáis en vuestros centros terapias y tratamientos encaminados a que los mayores mantengan una vida activa?

NG: En todo momento. Desde los hábitos diarios y las rutinas diarias hasta la manera que tenemos de expresarnos con ellos. Intentamos que el personal tenga, desde su selección, esa actitud para fomentar el envejecimiento activo porque no solo se trabaja desde la actividad guiada, también desde la comunicación. Por tanto, desde cualquier área del centro (médicos, psicólogos, camareras, auxiliares…) se promueve ese envejecimiento activo.

ABG: Otro de los objetivos fundamentales del proyecto es combatir la soledad y el aislamiento que viven muchos mayores. En Los Nogales contáis con un “plan de cuidados integral para combatir la soledad” ¿En qué consisten estas acciones encaminadas a evitar esta situación de soledad?

NG: Desde el departamento de psicología, los especialistas, entre los que se encuentran neuropsicólogos y geriatras, se estudia muy bien el perfil del mayor que vamos a trabajar. Trabajamos no solo con el mayor sino también con la familia para recabar toda la información y hacer un trato personalizado. Hay que respetar la soledad elegida, los principios de la persona, lo que combatimos es la soledad sobrevenida que viene ligada a algún tipo de circunstancia y que nosotros observamos. Ahí es donde vamos a trabajar tanto con el mayor como con la familia que es muy sufridora del aislamiento en el que muchas veces está inmerso el mayor.

ABG: Un pilar fundamental del proyecto han sido el centenar de voluntarios que han participado en las entregas de regalos ¿Crees que la implicación de la sociedad es importante también a la hora de hacer frente a la soledad?

NG: Sin lugar a duda. Participar en este tipo de acciones no solo enriquece al mayor que recibe el regalo, enriquece la calidad de la persona voluntaria que hace la entrega del regalo y comparte su tiempo y, por desgracia, la calidad humana es algo que nos hace mucha falta en la sociedad actual.