El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer bajo el lema “Alzheimer ConCiencia Social”

Apenas faltan unos días para el 21 de septiembre, en el que celebramos el Día Mundial del Alzheimer. Este evento, instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y auspiciado por Alzheimer's Disease Internacional (ADI) en 1994 tiene como objetivo sensibilizar a la sociedad sobre esta enfermedad que afecta a más de 46 millones de personas en el mundo así como promover su prevención.

La enfermedad que más preocupa a nuestros mayores

El principal factor de riesgo para tener Alzheimer es el envejecimiento. Paralelamente al aumento de la esperanza de vida, ha aumentado el número de enfermos de Alzheimer en todo el mundo y lo seguirá haciendo; se estima que, si no se encuentra una cura efectiva, en el año 2050 el número de casos se habrá triplicado. Desde la Asociación Benéfica Geriátrica, conscientes del reto que el abordaje de esta enfermedad (y las demencias en general) plantea, organizamos el pasado mes de mayo la jornada “Demencias en personas mayores: un desafío desde el trabajo social” en la que  profesionales médicos y trabajadores sociales de ámbito hospitalario y residencial analizaron en profundidad las etapas, síntomas y tratamientos para el Alzheimer, así como del resto de demencias y se expusieron las mejores prácticas y soluciones innovadoras para la atención de este trastorno.

“Alzheimer ConCiencia Social”

Este año, la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (CEAFA) ha decidido promocionar este importante día con el lema “Alzheimer ConCiencia Social”. Un lema que pretende focalizar sus reivindicaciones y propuestas:  por un lado, busca reivindicar la necesaria conciencia que garantice un adecuado abordaje integral del Alzheimer para combatir sus efectos sociosanitarios, y proteger los derechos y dignidad de las personas afectadas y, por otro, reclamar un mayor compromiso con la ciencia – tanto la biomédica como la social o sociosanitaria -, ya que esta es la única vía para conseguir la erradicación de la enfermedad, así como también de sus consecuencias.