La Asamblea de Madrid da luz verde a la tramitación de la Ley de residencias de mayores que aumentará las ratios de profesionales por residente

Mediante esta ley se pretende implementar un modelo de atención integral, es decir, se deberá tender a la consecución de un modelo global de salud y bienestar, que deberá abarcar, debidamente y coordinados entre sí, los aspectos sanitarios, físicos, sociales, psicológicos, ambientales, convivenciales, relacionales, culturales y otros.

Además, con esta normativa se pretende que los centros residenciales para personas mayores ajusten su actuación al enfoque de planificación centrada en la persona. También se busca que en el mismo participen tanto la propia persona mayor como las personas que mantienen un fuerte vínculo con ella -familiares, amigos y profesionales-, siempre que ella previamente acepte su participación.

Otro de los puntos que se incluye en esta Ley es que haya una persona de referencia, la figura profesional que tendrán asignada las personas residentes y que debe estar a su disposición y al de su familia, para poder canalizar los aspectos más relevantes que faciliten el "máximo bienestar", debiendo tener una visión global de la organización.

En cuanto en el ámbito de la atención sanitaria, el centro residencial facilitará el acceso a la atención de la misma, respetando la elección efectuada por las personas usuarias. En cualquier caso, se deberá garantizar que todas las personas usuarias reciban la atención sanitaria necesaria por medios propios o ajenos.