Más de 1,5 millones de mayores en España son frágiles, ¿cómo prevenirlo?

Se entiende por anciano frágil aquel que tiene una disminución de las reservas fisiológicas y un mayor riesgo de perder funcionalidad y autonomía para las tareas cotidianas, lo que lo sitúa en una situación de mayor vulnerabilidad. Según el estudio “Frailclinic”, entre un 7 y 12% de los mayores de 65 años en la UE se encuentran en esta situación, una cifra que en el caso español asciende hasta el 18%.

Dicho estudio, que tiene como objetivo es evitar el deterioro funcional y la progresión a la discapacidad, así como los diferentes eventos adversos asociados a la fragilidad (caídas, estancias hospitalarias prolongadas, reingresos...), ha sido presentado por el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. En su intervención ha explicado que, solo en la Comunidad de Madrid, entre 200.000 y 500.000 ancianos son frágiles o prefrágiles, lo que supone casi uno de cada diez mayores. Una situación que además es más frecuente en mujeres y aumenta con la edad.

El hecho de presentar fragilidad hace que en este grupo sea más habitual la dependencia de familiares y obliga a menudo a cambios relevantes en el modo de vida. La fragilidad es actualmente un importante reto de salud pública, tanto en España como en la UE, relacionado con el acelerado envejecimiento de la población.

¿Cómo evitarlo?
Según Leocadio Rodríguez, jefe de Geriatría del Hospital de Getafe. “la manera más eficaz es trabajar sobre la fragilidad: manejándola se evita la discapacidad. Los ancianos que se caen son tres veces más frágiles que los demás. Las consecuencias son la mortalidad, la discapacidad, mayor tasa de hospitalización, de incapacitación permanente y mayor uso de recursos sanitarios". Eso es prevenible. Si se detecta, en un 30-40% de los casos se puede revertir.

Es primordial promover un estilo de vida saludable, con actividad física y una alimentación sana. “Cuando llegan al hospital, la mitad son frágiles. Entonces hay que disponer de un servicio especializado", recomienda Rodríguez. La fragilidad es "una situación de especial vulnerabilidad a agentes estresantes de baja intensidad. Por ejemplo, un anciano que está estupendo y un día coge una gripe y acaba en una silla de ruedas. Se mantenía bien pero no tenía ninguna reserva funcional. En cuanto aparece una pequeña infección, se desmorona", afirma. Es importante identificar a esta población "prefrágil" antes que se derrumbe, esto tiene beneficios tanto para la propia persona como para el sistema de salud.