Mejorar la autoestima de una persona mayor: 5 claves para conseguirlo

La vejez es una etapa especialmente difícil para la autoestima y, con frecuencia, las personas de edad avanzada presentan síntomas asociados a la depresión.  Es un momento en el que comienzan a notarse un deterioro a nivel físico y también emocional: observan como sus contactos sociales van desapareciendo, ya sea por la muerte de algunos de sus conocidos o por su incapacidad para mantener el ritmo de vida anterior. Precisamente por ello, es de gran importancia saber afrontar esta nueva etapa, aceptar con dignidad que ya no se es joven, esto hará más fácil la realidad y favorecerá el poder disfrutar de la vejez. Hay que ser realistas y empezar a cuidarse, hagamos ejercicio físico y mental, no solo estar en casa encerrados, viendo televisión, hay que seguir compartiendo con la familia y conviviendo con todos.

Mantener una buena autoestima y confianza en sí mismo es clave para el bienestar de las personas a cualquier edad, pero es todavía más importante, si cabe, en los ancianos ya que el aumento de la autoestima en adultos mayores contribuye a mejorar su salud física y mental.

Sin embargo, en ocasiones no sabemos cómo afrontar la situación y ayudar a que la persona mayor se sienta mejor. Aquí te dejamos cinco claves que te serán muy útiles para fomentar su autonomía y bienestar social. Toma nota:

1.   Hay que tener en cuenta potenciar sus capacidades y su autonomía: Muchas veces, aunque sea con la mejor intención, tendemos a restar tareas a los adultos mayores, bien para que no tengan que hacer esfuerzos o porque son más lentos desarrollándolas. Este habitual error impide que puedan seguir siendo autónomos y, además, acelera su degeneración. Es muy importante que las personas adultas sigan teniendo responsabilidades en la medida de sus posibilidades para seguir sintiéndose útiles. Una buena forma es ocupándoles de rutinas diarias como llevar a los nietos al colegio, comprar el pan, regar las plantas que les hagan sentirse parte fundamental en el núcleo familiar.

2.   Tomar en consideración y respetar sus opiniones, sobre todo en los temas que le conciernen directamente. Que una persona sea mayor implica que no pueda decidir qué hacer con su vida, o externalizar su manera de pensar.

3.   Fomentar la socialización. Este es un aspecto importante, porque a medida que ellos se relacionen con los demás, se evitará el aislamiento. Además, existen centros de día o programas de acompañamiento como el de ABG destinados a paliar la soledad de los mayores, que pueden ser muy beneficiosos y ayudar a seguir sintiéndose integrados en el entorno social.

4.   Actividad tanto en el plano físico como en el emocional; el envejecimiento activo es otro aspecto crucial para aumentar la autoestima de las personas mayores. Fomentar la realización de actividades físicas, culturales o artísticas puede ser muy beneficioso para su autoestima.

5.   Cuidado de la imagen personal. Esta es otra de las cuestiones que influye en la autoestima durante la tercera edad. Hacerse mayor no tiene por qué ser sinónimo de dejar de querer sentirse bien. La higiene personal, la ropa, el pelo… son cuestiones del aspecto personal que, si se cuidan, mejorarán el estado de ánimo del mayor.

Siguiendo estos consejos lograremos mejorar la autoestima y las ganas de vivir de las personas mayores, fomentando que se sientan activas y productivas a través de una participación sana en beneficio de todos.