Madrid acogerá la primera residencia LGTBI de España

El centro residencial LGBTI, que además será el primero de carácter público en el mundo tiene previsto abrir sus puertas previsiblemente en diciembre, cuando se cumplen 40 años del inicio de la derogación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social que perseguía a las personas homosexuales.

La iniciativa surgió cuando hace unos años un educador social, Federico Armenteros, estudiaba la situación de los mayores LGTB. Descubrió que muchos de ellos se encontraban aislados y se planteaban el suicidio al llegar a la dependencia. Decidió entonces luchar por que existiera un espacio para ellos.

El edificio era una antigua residencia de 3.300 metros cuadrados y cuatro plantas, que lleva más de una década abandonado y ha sufrido todo tipo de daños; contará con 66 plazas, acogerá también un centro un centro de día y estará orientado a personas que se encuentren en situación paliativa y de dependencia o que estén más frágiles.

El espacio ha sido cedido por la Comunidad de Madrid a la Fundación 26 de diciembre de forma gratuita durante 30 años, mientras que la financiación del centro de día correrá a cargo del Ayuntamiento de la capital. Los interesados pueden acudir a la Comunidad desde ya mismo para inscribirse en la lista.

Se estima que en Madrid hay 160.000 mayores de 65 años que son LGTBI. Esta residencia, tal y como señala la dirección de la Fundación, nace para cumplir con los anhelos del colectivo que no son otros que cuidar y promocionar como se merecen a nuestros mayores, posibilitándoles una vida más digna al final de su vida, situándonos otra vez a la altura de otros países europeos que ya gozan de este tipo de recursos.

Por todo ello, tiene como objetivo construir, buscar y fomentar espacios físicos y sociales, así como actividades, adaptadas y pensadas para el colectivo de Mayores LGTB, que sirvan para el ejercicio de su tiempo de ocio, viajes cultura, así como velar por el logro de los derechos y dignidad del colectivo de mayores LGTB.