Nuevo Modelo Asistencial: Atención Integral Centrada en la Persona (AICP)

Las personas mayores saben perfectamente lo que les conviene, lo que desean y lo que más les satisface para vivir su vida plenamente. Este debería ser el criterio principal de la atención que reciben en residencias, centros de día e instituciones asistenciales. Y si tienen demencia o deterioro cognitivo, el de sus familiares o amigos más allegados que conozcan bien sus profundas inquietudes y anhelos.

“Esta es la esencia de la Atención Integral Centrada en la Persona o AICP” explica la gerontóloga social y experta en Intervención Social IntegralLourdes Bermejo que matiza que este nuevo modelo asistencial, “establece los vínculos necesarios para que cada persona mayor pueda cumplir con esa vida que desea vivir, de la forma más parecida a como ha sido hasta ahora”. Es lo que define como “normalizar la vejez”. 

Un tipo de atención que busca satisfacer todas las necesidades vitales y mejorar la calidad de vida de las personas mayores con demencia o dependencia a las que atiende, contando en todo momento con su participación plena, sus valores y su visión de cómo debe ser su vida.

Y es que, una de las principales aspiraciones del nuevo modelo es ir modificando la manera de trabajar y relacionarse con las personas usuarias para conseguir que estén bien atendidas y a la vez que éstas puedan seguir siendo personas adultas, valiosas y reconocidas, conscientes de que disponen de una mayor calidad de vida en esta etapa vital, aún a pesar del estado de salud o la necesidad de atención.

Para implantar la AICP, matiza, lo ideal es que las residencias e instituciones, sus espacios y las relaciones que se generan entre profesionales y personas, “sean más agradables y amables para las personas en situación de fragilidad, dependencia o discapacidad”. Configurar un entorno “lo más parecido a lo que era su hogar y que el trato recibido sea más personalizado e individual, no como paciente o dependiente”.

Según comenta Bermejo, la AICP es todo esto y mucho más: es también “una forma de relacionarse, a todos los niveles, con la persona a quien prestas apoyo o cuidados y que implica no solo a los profesionales de la atención socio sanitaria, sino a las instituciones en su conjunto” pues, aclara, “necesitamos considerar la visón individual de cada persona, sus valores, su historia, sus decisiones sobre cómo quiere vivir su vida”.

De esta forma, existen multitud de profesionales y entidades que están acometiendo el cambio hacia la AICP. Incluso “con muy buena voluntad” advierte, pero en muchas ocasiones sin los conocimientos teóricos ni metodológicos que les permitan lograr los mejores resultados… y, como señala, “hemos de pensar que en este sector de la atención a las personas que debe buscar optimizar los recursos humanos para que podamos emplearnos en lograr que las personas no sólo estén bien atendidas, sino que estén lo más felices posible”.

Bermejo no alberga ninguna duda sobre la prevalencia de la AICP: “es el modelo del futuro, aún en proceso de implantación en España, pero con un recorrido y trayectoria en otros países, ya de varias décadas”. La idea de dar respuesta a cada persona en los servicios es una idea que va avanzando en todos los sistemas, el sanitario -con la atención centrada en el paciente- y el educativo -que contempla cada vez más la diversidad y las características y necesidades de cada alumno- todo ello en coherencia a un desarrollo social y cultural que busca que cada persona logre su máximo desarrollo y en un marco de convivencia basado en los derechos ciudadanos para todas las personas.

“En la práctica la AICP es sólo un término. Lo importante es su esencia: los valores y filosofía que implica. Se trata en realidad de un modelo de respeto a la persona y de favorecer su calidad de vida y bienestar integral”. 

Fuente sgxx.org (Víctor Sariego, 4/5/2017)