Otro mes cargado de emociones para los residentes de Los Nogales

Los sábados y los domingos tienen otro sabor… El sabor de la ilusión por ir a hacer algo distinto.

Con la ayuda del personal de la residencia, se ponen sus mejores galas, quieren ir guapos porque la ocasión lo merece.

Nuestros mayores esperan ansiosos la llegada de los voluntarios, que en el coche de Ford, les llevarán a ver algún parque y lugar emblemático de Madrid, visitar a algún familiar o conocer a un bisnieto que acaba de nacer.

Actividades con firma propia porque surgen de ellos, de los mayores. Deseos compartidos con compañeros de la residencia y un grupo de voluntarios, como pasar el día en El Escorial, disfrutando de momentos cargado de risas y felicidad.

De vuelta a la residencia, en ocasiones cansados, los mayores han conseguido reforzar sus habilidades sociales y mantenerlas activas. Por su parte y según sus testimonios, los voluntarios regresan a sus casas con la sensación de haber recibido incluso más que las personas a quienes han dedicado unas horas de su tiempo.

El propósito de Los Nogales, Ford y ABG es el de seguir brindando estos momentos especiales y por eso continuaremos trabajando para que nuestros mayores sigan cumpliendo sus deseos.