Entrevista a Pablo Germán Ucañay Brizuela. Voluntario de ABG en el proyecto “Nuestros Mayores Deseos”.

A través de esta entrevista, Pablo Germán Ucañay, comparte su experiencia como voluntario en el proyecto “Nuestros Mayores Deseos” y anima a que sean más personas las que se sumen a esta iniciativa.

Habiendo podido elegir cualquier ONG´s para ser voluntario, ¿Por qué elegiste ABG?
La convocatoria la encontré en la plataforma de la Comunidad de Madrid. Desde hace muchos años he realizado, en Perú, voluntariados en su gran mayoría enfocado a niños: con cáncer, con autismo, acompañamiento escolar y el último que realicé fue con la universidad con personas de mayor edad para estar con ellas y distraerlas durante la época navideña. Este último me dejó muy buenas sensaciones porque era algo nuevo. Por esa razón en la búsqueda el primer filtro para los voluntariados estaba: trabajo con personas mayores. Una vez aplicada mi vacancia dentro del proyecto, me sentí muy a gusto con la organización y con la preocupación en cada detalle y seguimiento del mismo por lo que estaba seguro que iba a ser una experiencia con los resultados que estaba buscando. 

¿Por qué ser voluntario?
Dado el contexto de cambios tan rápidos y dinámicos que estamos viviendo, además del estilo de vida que tenemos los jóvenes ahora quizá no nos regalamos unos segundos para respirar, dar un paso hacia atrás, reflexionar y hacer una introspección acerca de lo que le estamos dando  a nuestra sociedad. Es aquí cuando de alguna manera te das cuenta que eres capaz de hacer cosas que no te dan una retribución económica, en la que está centrada gran parte de la población, pero si satisface, a veces supera, las expectativas basadas en la capacidad de altruismo de cada uno. 

¿Qué se siente al saber que estás ayudando a cumplir los deseos de nuestros mayores?
La respuesta a cada una de las experiencias es muy variada; sin embargo, todas mantienen la línea de agradecimiento por parte de estas personitas a las que acompañas que no se pueden comparar a nada tangible que se pueda recibir a cambio. Al terminar cada visita, acompañamiento y experiencia terminas con un mix de sensaciones y adrenalina que sólo te genera al ver a estos adultos mayores tan contentos regresando a la residencia, con ganas de contar lo que han hecho en la salida y recibiendo un beso o un abrazo sincero por parte de ellos.

¿Cómo resumirías tu experiencia?
Tengo que confesar que estaba muy motivado y ansioso, desde hace meses, por empezar con un voluntariado por lo que las expectativas y exigencias que tenía para un programa eran bastante altas; sin embargo, el proyecto superó todas y cada una de ellas. Quizá, uno tiende a pre-juzgar a las personas mayores por su comportamiento o las respuestas que pueda tener, pero confirmado al 100% que son totalmente un mito. Llevo 3 experiencias, 3 visitas y 3 personitas distintas y todas han tenido el mismo recibimiento, las mismas ganas de conversar, la misma iniciativa por hacer cosas, salir a andar y transmitir alegría y confianza desde el minuto cero. Como balance general, ha sido y es una EXPERIENCIA FANTÁSTICA. 

De las acciones realizadas hasta ahora, ¿Cuál destacarías?
Puede resultar tal vez un poco complicado en 3 o 4 horas, según lo que dure la visita, entablar una relación de confianza con una persona a la que no conoces; sin embargo, es tanta la aceptación y son tan receptivas las personas a las que visitas que hacen que sea muy llevadero y se quede corto el tiempo en el que estás con ellas. Con ello, en la segunda visita me tocó una señora que tanto física y en cuestión de personalidad era igual a mi abuelita (fallecida hace casi un año), de alguna manera sentí un acercamiento y feeling muy especial porque tenía el mismo nivel y grado de confianza y fluidez en la conversación como con mi "Mamita Esther". 

¿Qué cosas positivas crees que se consiguen a través de este voluntariado?
Cada uno vive una experiencia de voluntariado a su manera, las sensaciones y feedbacks serán variados pero podría asegurar al 100% que van a aprender muchísimas cosas de cada una de las personas con las que compartan una mañana, un día o una tarde. Desde consejos en la vida, relativizar problemas, enfocar soluciones a nuestro día a día desde la "voz de la experiencia", escuchas historias además de desarrollar la virtud de la escucha constante. 

¿Animarías a más personas a que participaran en el proyecto “Nuestros Mayores Deseos”? 
Es una experiencia 100% recomendable, son absolutamente todas unas personitas muy especiales, además que necesitan de una visita y acompañamiento que lo agradece cada una a su manera y que hace que termines la semana con una sonrisa y satisfacción plena. Invito a que la prueben y sin lugar a dudas, querrán repetirla. Mucha paciencia, mucha escucha y sobretodo muchas ganas de ayudar. 

 

Agradecemos a Pablo que haya querido colaborar con nuestra entidad en esta entrevista y le damos la enhorabuena por su solidaridad y dedicación al proyecto.