La entrañable amistad de Chris Salvatore, de 31 años, y Norma Cook, de 89.

Chris Salvatore, de 31 años, conoció a Norma Cook, de 89, hace cuatro años en Los Ángeles. Él se mudaba a la ciudad y ella era su nueva vecina. Lo que en un primer momento fueron simples saludos de cortesía a través de la ventana de la cocina terminó convirtiéndose en una relación de amistad y respeto mutuo.

Ante el delicado estado de salud de Norma, a la que los médicos avisaron de que necesitaría asistencia las 24 horas del día, Chris le ofreció que se mudara a su apartamento para cuidarla.

El día en que Chris, actor de profesión, decidió llamar a la puerta de su vecina lo hizo por curiosidad, por saber cuál era la historia de aquella entrañable mujer. Pronto se dio cuenta de que no tenía familia en California y de que no estaba bien de salud. Tenía leucemia y otras complicaciones. Hacía poco había perdido su licencia de conducir, puesto que sus capacidades se habían visto mermadas.

Durante estos últimos cuatro años, se han convertido en amigos. Iban a la compra en coche, él le preparaba la comida, la ayudaba en las gestiones del banco y hasta han ido juntos a votar. La última voluntad de la mujer es pasar lo que le queda de vida en su casa junto a su gato, Hermes.

Fuente: www.elperiodico.com