El 29 de octubre se celebró el Día Mundial del Ictus.

Según datos del estudio CONOCES recientemente publicados, el 43% de los pacientes que han sufrido un ictus son dependientes al año y un 14% presentan una gran dependencia. El ictus impacta negativamente sobre la calidad de vida de los pacientes.

De todos los pacientes, un 80% precisan de cuidados informales (de al menos un cuidador principal) y un 41% de ellos requieren de un segundo cuidador; dedicando al cuidado del paciente una media de 7 horas/día. Estos cuidados informales son ofrecidos en el 84% por familiares de primer grado, principalmente mujeres (70%); la mayoría son amas de casa o pensionistas/jubilados, pero un 35% de los cuidadores son trabajadores activos quienes han tenido que modificar su situación laboral en un 33% de los casos, siendo la reducción de jornada opción más utilizada, aunque 3 de cada 10 se ven obligados a dejar el trabajo.

La rehabilitación y las terapias alternativas continuadas consiguen recuperar la capacidad del paciente para intentar llevar una vida dentro de la “normalidad” a través de asistencia, fisioterapia o tratamiento psicológico.  Para el neurólogo Dr. Jaime Gállego, Director Médico del Centro Neurológico de Navarra, “Está perfectamente demostrado que en el inicio, un plan integral de rehabilitación precoz presenta una alta eficacia en cuanto a recuperación funcional en los pacientes con ictus. La “Estrategia en Ictus del Sistema nacional de Salud”, establece que  todo paciente con ictus dispondrá, desde el inicio, del proceso de un plan individual de rehabilitación precoz que permita diagnosticar la discapacidad/déficit, comenzar la intervención de rehabilitación adecuada y prever los recursos futuros“.

 Las campañas de prevención son, por tanto, claves en la mejora de la salud de los potenciales pacientes de un Ictus ya que una gran mayoría de los ictus son prevenibles. El Dr. Álvarez Sabin, nos recuerda los 7 factores principales para mantener un cerebro sano: “No fumar, actividad física, no obesidad, dieta sana, mantener una Presión Arterial inferior a  120/80 mg/dL, un colesterol inferior a 200 mg/dL y una glucemia inferior a 100 mg/dL; pero hay otros factores que merecen mención, especialmente la fibrilación auricular no valvular (FA) que, si bien es una causa importante de ictus sintomático y asintomático, puede ser eficientemente tratada para poder evitarlos“.

Fuente: diamundialdelictus.org