El 31 de Agosto se celebra el Día Internacional de la Solidaridad

La solidaridad, según la ONU “no sólo es un requisito de carácter moral, sino también una condición previa para la eficacia de las polí­ticas de los paí­ses y los pueblos”. Es, en definitiva, “una de las garantías de la paz mundial”.

Esta celebración surgió en la sesión de las Naciones Unidas que tuvo lugar el 8 de septiembre de 2000 y que concluyó con la aprobación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en el que representantes de 192 países reafirmaron su compromiso en la erradicación de la pobreza, el fomento de la educación y la cultura y la mejora de la salud y las condiciones de vida de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Durante aquella sesión se originó un debate sobre los valores y principios que cada país firmante llevaría a cabo para cumplir la Declaración del Milenio y, como resultado de ese intercambio de ideas, se adoptó el 31 de agosto como Día Internacional de la Solidaridad.

El 31 de Agosto se celebra el Día Internacional de la Solidaridad, conmemorando la fecha de fundación del sindicato polaco “Solidarność” conocido en español como “Solidaridad”.

Esta conmemoración pretende promover y fortalecer los ideales de solidaridad como valores fundamentales para las relaciones en y entre las naciones, los pueblos y las personas. 

El movimiento social Solidaridad (Solidarność) fundado en el año 1980, cuya importancia mundial fue reconocida, en particular con la concesión del Premio Nobel de la Paz a su legendario dirigente Lech Walesa, y que se basó en los ideales de la solidaridad, se convirtió en un importante impulsor del cambio, no sólo en Polonia, sino también en un contexto más amplio al lograr finalmente derribar el muro de Berlín y desembocar en el renacimiento de la democracia más allá del telón de acero. Este movimiento también contribuyó a atraer la atención de los pueblos de todos los continentes hacia la importancia creciente de la solidaridad como valor fundamental de las relaciones entre los individuos, los pueblos y las naciones.

Vivimos un período de grandes diferencias entre los ricos y los pobres. El verdadero progreso no se logrará sin la cooperación entre todas las naciones y los pueblos para acabar con la pobreza y sin la solidaridad con los desposeídos. Debemos asumir la responsabilidad ante los que no pueden obtener los recursos suficientes para el desarrollo, cuyos derechos humanos y dignidad no se respetan. Todos ellos son nuestra preocupación común.

Este empeño del sindicato Solidaridad es el empeño que Naciones Unidas ha querido difundir a través del establecimiento de un día dedicado a la solidaridad, para dar un verdadero significado a esta palabra y para dar a conocer el increíble trabajo realizado por este sindicato polaco para que sirva de ejemplo a otras naciones.