La autoestima en los mayores.

La autoestima, se constituye como una necesidad importante para la vida del ser humano y es indispensable para el desarrollo normal. Además, tiene valor de supervivencia, ya que si falta condiciona la capacidad de las personas, la autonomía personal, la confianza en sí mismo, la capacidad de tomar la iniciativa, es decir, los recursos psicológicos personales.

Son numerosos los cambios que se producen en la tercera edad. Con relación a la edad, comienza un declive físico y cognitivo, aumenta el número de patologías crónicas, la necesidad de ayuda en el autocuidado, la disminución de los ingresos económicos, el aumento de las pérdidas familiares y sociales. Todo este conjunto de acontecimientos, propios del envejecimiento, influyen en la autoestima.

Los residentes que viven en instituciones tienen en muchos casos baja autoestima debido a los de la edad y al sentimiento de soledad. También porque en muchas ocasiones se han visto obligados a dejar su domicilio habitual para recibir unos cuidados más profesionalizados, y eso les produce angustia y tristeza.

Desde las instituciones los profesionales trabajan la autoestima de los mayores a través de diferentes terapias. Es una forma de poder ayudarles a recuperar la autoestima y a interactuar con el resto de mayores. 

Resultan muy útiles la creación de nuevas metas (tanto a corto como a largo plazo) y el seguimiento del optimismo práctico como lema diario: “cada día contiene al menos un momento maravilloso por el que merece la pena ser vivido y alegrarse por ello”.

La realización de actividades grupales ayuda a mejorar la autoestima en las personas mayores porque evitan el aislamiento y la soledad. Son actividades que fomentan los procesos de acompañamiento favoreciendo espacios de encuentro y de tiempo libre agradables.

Desde ABG trabajamos por el bienestar de las personas mayores. Y lo hacemos ofreciendo oportunidades para impulsar su desarrollo personal, sus conocimientos, sus competencias y fomentar su participación social, para que los años se llenen de vida, proyectos e ilusiones.

VER ARTÍCULO EN LA REVISTA BALANCE