El 5 de noviembre se celebró el Día del Cuidador

Con motivo del Día del Cuidador, que se celebra el 5 de noviembre, la SEGG y la Fundación Envejecimiento y Salud de la SEGG han presentado los resultados del estudio CuidadorES realizado en colaboración con Lindor para conocer así la actual situación de los cuidadores en nuestro país.

Los cuidadores tienen una importante carga física, psíquica y emocional, ya que el 84% de los mayores dependientes precisa de ayuda para su higiene; 8 de cada 10 para el vestido; 7 de cada 10 para realizar la limpieza del hogar. El 63% precisa ayuda para preparar comida y el 58% para alimentarse. Además, 6 de cada 10 necesita ayuda para gestiones administrativas.

No sólo los mayores dependientes necesitan ayuda en el día a día de sus tareas ordinarias, sino que dentro del ámbito sanitario también hay un alto grado de dependencia, el 85% requiere de ayuda a la hora de tomar medicamentos adecuadamente; el 62% estimulación cognitiva y casi 6 de cada 10 tiene incontinencia urinaria o fecal. Además, el 54% necesita algún tipo de cura y 5 de cada 10 precisa rehabilitación. 

En numerosas ocasiones, el mayor no puede agradecer y reconocer la labor del cuidador, a pesar de que a estos les resultaría reconfortante y alentador. Esto es debido a que 5 de cada 10 mayores dependientes padecen demencia; el 19%  tiene una actitud agresiva y de menosprecio, y un 15% tiene un sentimiento de rechazo.

Este estudio refleja claramente el grado de dependencia en las tareas diarias y en el ámbito sanitario, pero además, uno de los datos más reveladores, es el grado de dependencia en el ámbito emocional. Un 90% necesita apoyo afectivo-emocional y un 76% depende de otras personas para entretenerse.

Y … ¿cómo afecta al cuidador física y mentalmente la labor que lleva a cabo? Observamos que más de la mitad de los cuidadores (54%) afirman que les ha supuesto cambios en sus vidas, imprimiéndoles alteraciones en su carácter y en su estado de ánimo. Al final, el tiempo libre de los cuidadores se ve afectado en un 82% y la vida familiar en un 70%, dos datos que repercuten de manera directa en el estilo de vida de los cuidadores.

Todo esto junto al grado de compromiso, hace que casi a un 60% les afecte a su estado de salud: 8 de cada 10 nota cansancio o fatiga y se encuentra estresado. El 76% presenta dolores osteoarticulares y dolor de espalda: 5 de cada 10 sufre insomnio y casi un 40% presenta dolores de cabeza.

Si profundizamos, observaremos que los principales problemas de salud mental o síntomas a nivel psicoafectivo afectan a un 49% de los cuidadores. Estos son la frustración e impotencia 73%; la ansiedad, irritabilidad o enfado 61%; la depresión o tristeza 57%; la soledad 35% y el sentimiento de culpa 30%.

Pero realmente, ¿qué carencias y necesidades tiene el cuidador? Resulta llamativo ver que a un 60% de los cuidadores les gustaría disponer de tiempo para cuidarse, a un 56% les gustaría realizar ejercicios y técnicas de relajación y un 55% les gustaría saber decir NO ante demasiadas demandas.

Del mismo modo cuando se pregunta a los cuidadores acerca de las principales necesidades que tienen, subrayan el apoyo y el reconocimiento social (51%); la necesidad de ayuda económica (45%) y el apoyo psicológico y emocional (41%).

Debemos poner de relieve y mostrar el valor de los cuidadores, que se iniciaron en los cuidados de un familiar o persona próxima y que día a día, van desarrollándose y adquiriendo un rol más profesional. Porque “Detrás de una persona mayor dependiente siempre hay un cuidador”